Biodiversidad

El área se caracteriza por precipitaciones de hasta 3000 mm de lluvia anuales, temperaturas entre 18° y 30° C y alta humedad relativa (entre 43% y 79%), con elevaciones que van de 1800 a 2000 metros de altitud.

 

Estos datos la ubican en la Zona de Vida Bosque Muy Húmedo Montano Bajo  - según Holdridge - que originalmente tuvo una extensión total en Costa Rica de 2.2% del territorio nacional. 

Plantas

Gracias al estudio realizado por el entonces técnico en Manejo Forestal y Vida Silvestre Jorge Bogantes, más el aporte del Dr. Carlos Morales, se han identificado 152 especies de plantas vasculares, distribuidas en 69 familias. 

 

La lista incluye arbustos, bejucos, epifitas, hierbas, helechos. Éstas especies representan más del 20% del total de familias de plantas vasculares que se conocen para el país.  

 

Algunas especies muy comunes en la reserva son jaúl, jucó, targuá, roble de altura, yós, yás, aguacatillo, cedro dulce, tacaco, granadilla, cañuela, pacaya, zarzaparrilla, cacho d venado, cuajiniquil, ojo de buey, cucaracho, ortiga, lloró, lengua de vaca y jaboncillo. 

Aves

Entre 2006 y 2008 varios estudios determinaron que en la reserva se pueden encontrar cerca de 90 especies de aves. 

 

En 2014, con ayuda de la Asociación Ornitológica Costarricense y Rose Marie Menacho, profesora de la Cátedra de Ecología y Educación Ambiental de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (UNED), la lista de aves se actualizó, alcanzando 105 especies (residentes y migratorias).

 

Entre los más observados están los zopilotes de cabeza roja y cabeza negra, varias palomas silvestres, yigüirros, trogones, colibríes, golondrinas, carpinteros, trepatroncos, pericos, piapias, bobos y reinitas. 

Mamíferos

Debido a la fragmentación del bosque, en la zona ya no habitan especies de gran tamaño.

 

Actualmente la reserva sirve de hábitat a especies medianas y pequeñas como coyotes, puercoespines, ardillas roja, ardilla chiza, ardilla enana, taltuzas, armadillos, perezosos, mapaches, zarigüeyas, conejos y ratones silvestres, así como diversas especies de murciélagos. 

Anfibios y reptiles

La lista de anfibios y reptiles es corta, pues son pocas las especies adaptadas para vivir en un hábitat a casi 2000 metros de altitud.

 

Las especies más comunes son la rana de lluvia, la rana de vidrio, la rana de hojarasca, la salamandra, la toboba de altura, la lora, la lagartija de tapia, la lagartija de altura y la lagartija de hojarasca. 

Invertebrados

En razón de conocer más a fondo la biodiversidad de artrópodos de la reserva, la licda. Gabriela Alméngor realizó un inventario de los mismos a finales del 2008.

 

Las colectas se hicieron siguiendo diversos métodos (redes, trampas, recolección manual). Los especímenes se clasificaron y se conservaron en dos colecciones: una seca y otra húmeda (en alcohol de 70°). 

 

La colección incluye algunas arañas, ciempiés y milpiés e insectos como mariposas, abejones, zancudos, moscas, abejas, avispas, libélulas, grillos y chinches. 

Hongos

Los hongos son el grupo menos estudiado hasta el momento, pero es común encontrar setas, orejas de palo, dedos de muerto, estrellas de tierra y mohos de muchos tipos.